Ángel Abellán

Soy guionista y también investigador. O investigador y también guionista. No lo sé. Soy un montón de cosas. Soy hipocondríaco. Soy MUY hipocondríaco. He creído tener cáncer, infarto de miocardio, angina de pecho, hemorragias internas, esquizofrenia, bipolaridad… en fin, la lista es inconmensurable. Soy tan hipocondriaco, que una vez fui al hospital porque escupía sangre y, una vez sentado en la sala de urgencias, recibí una llamada. Era mi madre:

Ángel, ¿dónde estás?
Estoy en urgencias, madre…
¿Qué? ¿Otra vez? ¿Qué te pasa?
¡Es que escupo sangre!
Silencio… Ángel, ¿qué has tomado de postre?

En ese momento mis ojos se abrieron de par en par y en mi cabeza se proyectó la nítida imagen de mí mismo comiendo sandía hacía apenas unas horas. Avergonzado, salí corriendo del hospital y, en ese momento, me dí cuenta de que tenía un problema muy gordo.

Así que cuando me preguntan por qué escribo guiones y por qué me dedico a la ciencia, yo nunca digo la verdad. La verdad es que necesito contar historias para luchar contra mi absurda cabeza, para intentar desliar (siempre sin éxito) una maraña de sentimientos que no sé comprender. Pero también necesito la ciencia para luchar contra mi caos, para tener los pies en el suelo, para pensar antes de ir a un hospital creyendo estar al borde de la muerte, para… para llevar una bata blanca y fliparme muy fuerte (todas las razones son igual de lícitas, que lo sepáis).

¿Podría vivir sin ciencia o sin cómics? Pues no, no podría. Y, como diría mi directora: “Así nos va como nos va”.

Podéis seguirme aquí:
Facebook: https://www.facebook.com/angel.abellanvictorio
Instagram: https://www.instagram.com/angelabellan_ista/
Twitter: https://twitter.com/angelmonteys