Crisis en EL JUEVES por autocensura

Esta es son las declaraciones de Monteys y Fondevila sobre el tema de autocensura por parte de RBA (dueña del 60% de EL JUEVES) de una portada critica sobre la monarquía.
Los dos han dejado su trabajo junto con con un montón de dibujantes de la revista (Manuel Bartual, Bernardo Vergara, Isaac Rosa… )

El Jueves, la revista que sale los miércoles, ultima revista de cómic en España, queda herida de muerte tanto por las formas y decisiones de su dueño como por la sangría de talento que ha sufrido.

Desde Grafito deseamos lo mejor a los que se han ido como a los que se quedan luchando.

monteys portada reymanel fontdevila el jueves rey

y esta es la portada auto censurada por RBA:

jueves rey abdica portada monaquia censura

Aquí tenéis tres artículos sobre la noticia:

EL MUNDO
EL DIARIO
MONDO SONORO

Feliz dia del Orgullo Friki /dia de la Toalla

Stormtroopers-star-wars

Hoy es el dia del ORGULLO FRIKI, conocido también como el día e la Toalla.
Cada 25 de Mayo los fans de Douglas Adams llevamos una toalla todo el dia. Esto es (aparte de para realzar nuestros encantos naturales) como tributo a su novela mas famosa, La guía del Autoestopista galáctico. Novela imprescindible para todo amante del humor y de la ciencia ficción.
¿Porqué una toalla? Douglas lo dejó muy claro en su libro:

«La Guía del autoestopista galáctico tiene varias cosas que decir respecto a las toallas. Dice que una toalla es el objeto de mayor utilidad que puede poseer un autoestopista interestelar. En parte, tiene un gran valor práctico: uno puede envolverse en ella para calentarse mientras viaja por las lunas frías de jaglan Beta; se puede tumbar uno en ella en las refulgentes playas de arena marmórea de Santraginus V, mientras aspira los vapores del mar embriagador; se puede uno tapar con ella mientras duerme bajo las estrellas que arrojan un brillo tan purpúreo sobre el desierto de Kakrafun; se puede usar como vela en una balsa diminuta para navegar por el profundo y lento río Moth; mojada, se puede emplear en la lucha cuerpo a cuerpo; envuelta alrededor de la cabeza, sirve para protegerse de las emanaciones nocivas o para evitar la mirada de la Voraz Bestia Bugblatter de Traal (animal sorprendentemente estúpido, supone que si uno no puede verlo, él tampoco lo ve a uno; es tonto como un cepillo, pero voraz, muy voraz); se puede agitar la toalla en situaciones de peligro como señal de emergencia, y, por supuesto, se puede secar uno con ella si es que aún está lo suficientemente limpia.»

El 25 de mayo también es el aniversario del estreno de ‘La guerra de las galaxias‘. Un gran día para celebrar.

dia toalla friki blade runner

el aniversario del estreno de ‘La guerra de las galaxias’

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/122796/0/dia/orgullo/friki/#xtor=AD-15&xts=467263

Firmas de Nacho Fernandez en el Salón del Cómic de Barcelona 2014

Nacho fernandez comic firmas

Podréis encontrar a Nacho Fernández, dibujante de Hijos de Valken (uno de nuestros próximas publicaciones) en la Carpa de Autores entre las 10 y las 13 por las mañanas y las 16 a las 20 por las tardes. Es una muy buena ocasión para conseguir un dibujo original y poder hablar un rato con el. También podéis traerle a su espacio en la Carpa los cómics que queráis que os firme y dedique.
El Viernes firmará cómics en el FNAC de Pza Catalunya a las 18h .

nacho fernandez comic banner

Juan Díaz Canales y Rafa Fonteriz visitan Gotham

Díaz Canales Fonteriz Pons en Gotham Comics

Este viernes asistimos en Valencia a una charla presentada y moderada por Álvaro Pons sobre género negro, en la que participaron Juan Díaz Canales (creador y guionista de “Blacksad” junto a Juanjo Guarnido) y el dibujante valenciano Rafa Fonteriz, (“Doble engaño” o “Iberia Inc” entre otras).
La charla fue un éxito rotundo y Gotham Cómics estaba llena a rebosar, tanto dentro del local como por fuera.

Díaz Canales y Fonteriz Gotham Comic Grafito Editorial
Hablaron del genero negro, de su trabajo, de Blacksad y Rafa Fonteriz presentó “Noir visions”, un portafolio con unas ilustraciones de corte negro. Por ultimo se firmaron ejemplares.
Da gusto ver como iniciativas enfocadas al cómic como esta funcionan tan bien.

Si queréis saber mas sobre lo que se habló en la charla tenéis un articulo muy completo en Gotham News.

Díaz Canales y Fonteriz en Gotham Comics 02

¿Qué diría tu madre? Representaciones sexistas en los cómics:

Antes que nada, quiero dejar claro que no soy ninguna erudita en estos temas ni pretendo sentar cátedra. Mi objetivo es hacer una serie de reflexiones que permitan generar debate sobre los arquetipos de personajes femeninos en la ficción, en este caso en el cómic.

A principios de año Image ha presentado una serie de títulos y proyectos creativos, entre los cuales se encuentra el de la guionista Kelly Sue DeConnick titulado Bitch Planet.
Bitch Planet, como los que conozcan el género se pueden imaginar, va a ser una versión de aquellas películas de los 70-80 de “Prisión de mujeres ¡EN EL ESPACIO!”. Uno de sus trabajos recientes es la nueva Capitán Marvel, que tiene un tono marcadamente feminista.
Gail Simone, guionista que ha trabajado principalmente para DC durante los últimos 14 años (Birds of Prey, Wonder Woman, Secret Six) está trabajando recientemente en una serie de Red Sonja para Dynamite, y ha empezado otra de Tomb Raider. Una de las primeras cosas que se le conocen relacionadas con el sector del cómic es la web Women in refrigerators, dónde se hacía recuento -y crítica- de los personajes femeninos que eran asesinados, torturados o las dos cosas simplemente para hacer avanzar la trama argumental de un personaje masculino.
¿Cómo es que se embarcan en proyectos como Bitch Planet o Red Sonja?

DeConnick ya ha hablado en alguna entrevista sobre cómo intentar conciliar su afición por el exploitation con el hecho de que está lleno de arquetipos machistas. Simone, cada vez que alguien le recrimina que cómo puede guionizar a Red Sonja y defender el bikini de cota de malla siendo feminista, responde que todo está en la intención y en el tono.
Estoy de acuerdo con esta postura; no creo que el que haya mujeres ligeras de ropa en los tebeos sea machista de por sí, o necesariamente malo. Puede tener perfecta lógica dentro de la historia, puede ser parte de lo que define a un personaje; por no hablar de que se puede llegar a la conclusión (igualmente mala) de asumir que si los personajes femeninos van tapados no hay sexismo y ya está todo solucionado (obviamente, la cosa no funciona así…)
Todo este asunto de las quejas sobre los armorkinis y la objetificación no va de querer tapar a los personajes femeninos que van enseñando el cuerpo ni de censura; va de historias en las que los personajes masculinos van vestidos mientras que los femeninos van en ropa interior, y del hecho de que eso se acepte como normal dentro de la historia.

Valkyria Nainen Kikan Kijima Renga
Valkyria Nainen Kikan, de Kijima Renga. Es una historia de ciencia ficción militar en la que las pilotos de combate llevan estos uniformes. El protagonista masculino, al que podéis ver también en la ilustración y que también es piloto, pues…
Va de que los personajes femeninos posen para el lector de forma sugestiva rompiendo la cuarta pared sin ninguna razón.

Starfire Red Hood & the Outlaws DC Cómics
Página de Red Hood & the Outlaws nº1, DC Cómics.
Va de que hay autores profesionales a los que se les nota muchísimo que referencian – o copian directamente sin ningún rubor- las posturas de los personajes femeninos de revistas porno, incluso cuando son escenas de acción o diálogo en títulos para todos los públicos sin ningún contenido sexual. Va de que haya personajes femeninos que están ahí el tiempo justo para motivar a un personaje masculino a hacer algo, normalmente rescatarlas o vengar sus muertes.
Todas estas situaciones no denotan solamente pereza creativa sino que representan una y otra vez la misma escena: las mujeres son algo que hay por ahí por la historia para que el lector se entretenga mirando mientras los personajes masculinos hacen cosas; y ya que hay que ponerlas, pues que sean agradables a la vista (pensando en que al lector le gusta ver mujeres poco vestidas, claro). Te cuenta la historia de que los personajes femeninos no son igual que los masculinos, que están subordinados a ellos o a un imaginado lector –hombre y heterosexual- para cuyo disfrute se representa dicha historia.
Esto es, explicado de forma muy básica, lo que se llama objetificación. Y creo que se puede deducir que efectivamente tiene mucho más que ver con el tono, con cómo se cuenta el asunto visual y narrativamente que con el hecho de que los personajes vayan más o menos vestidos.
Con Red Sonja – por ejemplo- tiene sentido el bikini de cota de malla tanto dentro del género de espada y brujería como por el hecho de que Conan, que vendría a ser su equivalente masculino, suele ir con poco más que un taparrabos. Por lo tanto, partiendo de que es coherente con la ambientación y con el personaje, todo depende de cómo se enfoque la cosa a nivel de guión y de narración visual. No es lo mismo esta portada:

red_sonja_fiona_staples

que esta otra:

Red Sonja Chin Cover

Misma editorial, misma serie, mismo personaje, misma vestimenta. He elegido a dos autoras por aquello de mostrar que el tener determinadas ideas preconcebidas sobre cómo hay que representar a la mujer en los cómics no es cosa de hombres específicamente.
(Por supuesto aquí estamos hablando de títulos que no tengan un elemento erótico claro dentro de la historia, sino de que esta clase de representaciones de personajes femeninos aparecen sin estar integradas en el argumento ni venir mucho a cuento).
¿Quiere esto decir que si de repente nos damos cuenta de que en un cómic que nos gusta hay objetificación o sexismo tenemos la obligación de que no nos guste? Bueno, pues no. Lo primero, lo importante es que uno se dé cuenta de que eso está ahí y de que es una representación negativa. Que es algo que puede hacer que tú, u otra persona, deje de leer dicho cómic porque le parece mal, pero no es obligatorio que deje de gustarte ese cómic por ello.
Lo que sí estaría bien es que si alguien dice “no me gusta porque objetifica a las mujeres”, no haya que responder “Pues yo no lo veo”.
No se trata de analizar el ocio que consumimos si no es nuestra intención, pero no está de más darse cuenta de qué nos están contando mientras nos entretienen.

Delfina Palma

¿Es para regalar?

Hace bastantes años un el chico con el que tenía un rollete vino diciendo que le habían contado un chiste y le había recordado a mi. A saber:
– Oye, he conocido a una chica que es la monda, guapa, divertida, la mar de friki, le gustan los cómics, las consolas y las pelis de artes marciales
– Anda, mola, ¿Desde cuando sales con ella?
– ¡Qué dices tío! ¿De qué voy a salir yo con una tía tan rara?

Lamentablemente esto resume la mar de bien mi vida como friki femenina. Yo empecé en esto de los cómics a muy tierna edad, trasteando los Cimoc, Comix, 1984, Harakiri y material por el estilo de mi padre, con los Conan que me dejaba mi primo, los Manolo e Irene que le mangaba yo y con los sobres sorpresa que me compraba mi papá y en los que siempre venía un Jabato o un Capitán trueno. En mi casa reinaba la máxima de “si la niña quiere leer eso que se lo lea” y no se me prohibía el acceso a nada impreso así que crecí feliz rodeada de Manara, Jodorowsky, Azpiri, Moore, Somher, Moebius, Segrelles y un largo etcétera.

Mercenario de Segrelles

Mercenario de Vicente Segrelles

Hasta la adolescencia no caí yo en la cuenta de que eso no era lo habitual. Ninguna de mis amigas leía cómics, más allá de un Mortadelo esporádicamente y ni de coña conocían a los autores que a mi me resultaban tan cercanos. Ni mis amigos, ya que nos ponemos a eso.
Total que por obra del destino y las hormonas en una de esas me salieron tetas y ya mi rareza subió a nuevas cotas. Yo me iba a una tienda de cómics bien feliz, era la única mujer a la vista y empezaba a notar susurros y miradas clavadas en el cogote que me hacían sentir la mar de incómoda. Aunque el tendero no parecía mucho más a gusto cuando iba a pedirle cosas, la verdad.
Gracias a TV3 que nos trajo Bola de drac (Dragon Ball) y el pelotazo que fue esa serie de golpe, en mi entorno, estaba bien eso de leer cómics, incluso para las chicas. Pero ojo, manga y si puede ser de esos en que salen niñas con los ojos más grandes que los pies y sujetando varitas mágicas. Cuidado que yo no tengo nada en contra del manga, me encanta y me parece genial que abriera una puerta al mundo del cómic para muchas chicas pero me jode que me encasillen.
Así que ya no siempre era la única chica que había en la tienda de cómics pero si la única que no llevaba alas u orejas de gato y que si se compraba manga tiraba más de cosas como Akira, Apleseed o 3×3 ojos.

(Inicio modo abuelo cebolleta: va tías, ¿En serio? ¿Alitas y orejas de gato? ¿WTF? Fin modo abuelo cebolleta)

Con el andar del tiempo me fui metiendo en internet y juntándome con otros aficionados a los cómics y hasta hacíamos quedadas. Aunque encontré gente maravillosa a los que considero de mi familia también conocí gente (tíos) bastante idiotas. Su proceso al relacionarse conmigo siempre seguía unas pautas muy concretas:

  1. Me trataban con suficiencia como pensando “Mira esta niña, se cree que sabe de cómics, pobrecilla”
  2. Descubrían que sí sé de cómics y empezaban a mirarme muy raro
  3. Me despojaban de todas mis características femeninas y me trataban como a un colega más.

Una cosa que me daba especial rabia durante esta época es que todos mis amigos frikis me decían lo mucho que molaba una tía como yo y que querían una novia con mis mismas aficiones y yo seguía solterísima. Aunque no todos los frikis son así, como prueba tengo pareja y hasta me he casado.

Hoy en día me alegra poder decir que la cosa ha cambiado mucho (o la que he cambiado he sido yo, a saber). En las tiendas ya no te miran raro cuando vas a comprar cómics aunque te lleves cosas poco habituales e incluso ¡Hay tenderas! Cada vez hay más chicas que se interesan por la industria y que disfrutan de todo lo que este formato puede ofrecer. Da gusto ir al Saló del còmic y ver por ahí tanta fémina, de distinta edad, gustos y catadura pero fémina al fin y al cabo.

No considero que el mundo del aficionado al cómic esté normalizado todavía pero sí creo que vamos camino de ello, es una cosa que tenemos las mujeres, que nos infiltramos en todas partes. Lo que no ha cambiado en todos los años que llevo comprando cómics es la frasecilla que tengo que oír siempre cuando voy a pagar “¿Es para regalar?

¡Pues no oiga, es para consumo propio!

————-

Autora: Laia Velázquez Como habéis visto, Laia es una gran lectora y conocedora del cómic desde su más tierna infancia. Pero es además la prueba viviente de que no sólo de cómic vive el hombre (o las mujeres) os invitamos a que conozcáis una de sus grandes pasiones (y eso que tiene muchas), la cocina. Ahora se ha embarcado en un maravilloso proyecto gastronómico, que consiste en adaptar recetas y repostería a las necesidades de personas con problemas alimentarios como las alergias, entre otros. Nosotros tenemos la suerte de formar parte del club de selectos catadores. Os invitamos a visitar su blog Galetones y a seguir sus consejos culinarios en @GaletonesEU

Reyes y viñetas:

cómics regalo

¡Feliz día de Reyes!
¿Qué tal todo, bien?
Nosotros estamos la mar de contentos pues estos Reyes han venido cargados de cómics y gracias a eso tenemos lectura para rato.
Hablemos un poco de los títulos que nos han traído:
Prophet, de Aleta Ediciones
Una estupenda historia de ciencia ficción original y diferente donde nada es lo que parece a simple vista. Diferentes historias se entrecruzan para mostrarnos el resurgir de un Imperio de la Humanidad muerto durante siglos. Un universo completamente nuevo donde la violencia y la traición nunca han desaparecido.
Piraña Social de Rubén Fdez
Recopilatorio imprescindible de las bizarradas diarias de Federik Freak que se publican en El Jueves, junto con material inédito y un montón de gamberradas mas. El efecto que tiene el leer unas cuantas paginas de este cómic de Rubén Fdez es algo así como un puñetazo mental. Es mi vida y le pido a los Reyes lo que quiero ¿Vale? No me juzgues, soy feliz así.
Actor Aspirante de Max Vento
Después de asistir a una de sus presentaciones en la tienda de Futurama en Valencia, no podíamos dejar pasar la oportunidad de hacernos con el recopilatorio de las aventuras y desventuras de Pablo, un joven (quizás ya no tan joven) que lucha por alcanzar su sueño de convertirse en un reconocido actor. Vivencias con las que, en el fondo, todos nos sentimos identificados.
Valentia
Aun no lo teníamos en nuestras manos y después de tanto tiempo oyendo maravillas de este recopilatorio de historias cortas sobre nuestra ciudad, le teníamos bastantes ganas. Una gran sorpresa, sin desperdicio. Os lo aconsejamos, pues es uno de los mejores cómics del año.
Tiritas de Nacho Fernández
Una crítica sangrante pero muy necesaria a la situación que está atravesando nuestra Sanidad Pública así como un retrato de los tiempos que vivimos. Nacho nos sorprende con una obra fuera de la ficción a la que nos tiene acostumbrados, aunque como suele decirse, la realidad supera a la ficción.
Por último, Galileo, Darwin y Copérnico, los tres cómics de la colección Grandes Científicos de Jordi Bayarri.
Unos títulos geniales para iniciar a los enanos en la lectura del cómic además de educar con un contenido de divulgación científica.

Esperamos que vosotros también hayáis recibido unos cuantos kilos de viñetas para pasar un buen rato disfrutando de buenas historias.

 

OSAMU TEZUKA

 

Sólo hace falta ojear una página, cualquiera de ellas, planeada por la mente de Tezuka y entrar de lleno en una historia que te engancha, una trama adictiva que te obliga a pasar a la siguiente página para averiguar qué va a suceder a continuación.

Hábil narrador, capaz de hablar de conceptos complejos (como la reencarnación) de manera amena y sencilla (cualidad propia de los grandes), se puede decir que el tema principal de su obra es la Condición Humana. Así, con mayúsculas. Al igual que Shakespeare, Dostoievsky o Tolstoi (por citar algunos nombres ilustres de la literatura universal), o Kurosawa o Bergman (de la del cine), en Tezuka encontramos esa misma preocupación humanista, ese existencialismo sobre ese ser que anda a dos patas por la superficie de este planeta azul llamado Tierra.

2013: ¿AÑO TEZUKA?

En nuestro país hemos tenido el problema de que sus obras nos han ido llegando con cuentagotas. Se puede decir -medio en serio y medio en broma- que cada cierto tiempo, de repente, hay una serie de ediciones (y sobre todo reediciones) que convierten ese año en “el año Tezuka”.

Todo comenzó en 1999 con la publicación de una de sus obras de madurez, Adolf, la historia de tres hombres que se llaman igual (un judío, un alemán y el célebre Hitler). Esta primera edición por parte de Planeta-De Agostini apareció en cinco tomitos (posteriormente, en 2010, se publicaría la versión en dos tomos y ahora mismo, hace pocas semanas, acaba de salir a la venta la tercera edición, esta vez con caja, en plan edición supercoleccionista).

El éxito de Adolf animó a esta editorial a seguir introduciendo en el mercado hispano más mangas de Tezuka y así, en 2001, le siguió la publicación de Fénix, que podríamos llamar su “novela gráfica-río”. Una historia a través del tiempo y del espacio sobre la evolución humana y, más en concreto, sobre la historia de Japón, usando como nexo de unión la figura del mítico Fénix, el pájaro que renace de sus propias cenizas. Estructurada por el autor como tomos independientes (aunque él originariamente la publicó por entregas en diversas revistas), esta primera edición en España fue en formato tomitos (bastante estrechos) y englobó las cuatro primeras historias (Los albores de la historia, El futuro, La época de Yamato y El espacio). Planeta siguió con otras historias de Tezuka y en 2002 comenzó la publicación de otra de sus grandes obras (por calidad y por extensión), nada más y nada menos que la biografía de Buda en 10 tomos. En 2003 retomó Fénix, editando otras historias que tituló Fénix: pájaro de fuego (en dos tomitos).

Así quedaba demostrado que en nuestro país había un mercado para este genial autor, y más editoriales se animaron a seguir con sus obras. Se había abierto la veda. No había problema, porque había Tezuka para todos (y para rato).

En 2004, la ahora desaparecida editorial Otakuland nos trajo tres obras desconocidas para el lector español: una curiosa adaptación de Dovstoieski (Crimen y castigo) y dos de sus obras maestras: Oda a Kirihito (3 tomos) y Ayako (2 tomos). Ese mismo año, Glenat publicó la historia independiente Metropolis, y tres series clásicas (las que cimentaron la fama y fortuna de este autor en el país nipón): Astroboy (21 tomos), Blackjack (17 tomos) y La princesa caballero (3 tomos). Se puede decir, sin miedo a equivocarnos, que el año 2004 fue un año Tezuka por la cantidad de páginas editadas inéditas que nos llegaron de este (cada vez menos) desconocido autor. Planeta-De agostini no quiso ser menos y, ese año también, nos trajo otro arco argumental de Fénix, Resurrección (2 tomos).

Los años siguientes, Planeta por un lado y Glenat por otro continuaron editando más obras de Tezuka. Así, además de concluir Astroboy y Blackjack, nos llegaron El árbol que da sombra y MW (en 2005), y Lost World, Next World y La nueva isla del tesoro entre 2007 y 2008. Dolmen se atrevió con Bajo el aire (2008) y Norma con La leyenda de Son Goku (2010).

Y así, llegamos a este 2013, el año en que Tezuka ha vuelto a nuestro país por la puerta grande. En abril, Planeta comenzó ¡por fin! la reedición, en tomos de tapa dura, de Fénix (obra que llevaba mucho tiempo descatalogada y que los lectores españoles estábamos esperando desde hace años). En julio nos llegó la edición, por parte de la editorial Astiberri, de El libro de los insectos humanos (inédita en España), una novela gráfica de corte adulto. La reciente reedición de Adolf (en una nueva y lujosa edición en una caja) y la próxima aparición de La canción de Apolo (editada en inglés desde hace años pero inédita en nuestro idioma) por parte de ECC, demuestran que este año, al igual que aquel 2004, también puede considerarse otro “año Tezuka”. Suponemos que, si las ventas acompañan, las editoriales seguirán publicando más mangas de este autor y así, poco a poco, iremos completando los múltiples rostros de este genio del noveno arte, considerado en Japón poco menos que un dios del cómic. Lo que no se le puede negar, desde luego, además de talento narrativo, es la gran variedad de propuestas y géneros que abordó.

Aunque la mayoría de sus obras más célebres ya se han publicado en España, son muchas aún las páginas que permanecen inéditas no sólo en nuestro país, sino también en el continente europeo; pero es comprensible, dada la ingente cantidad de la producción de Tezuka: se calcula, según algunas fuentes, que el maestro llegó a publicar 700 mangas.

kimba_el_leon_blanco

Aunque hay países que nos ganan en número de ediciones (Francia, sin ir más lejos), otros, como Rusia o Alemania están a la cola. Así que, visto lo visto, no podemos quejarnos demasiado, aunque no se entiende que aún haya mangas tan célebres como Kimba, el león blanco (según las malas lenguas, obra de la que Disney se basó-inspiró-plagió para su famoso Rey león), que encontramos en las tiendas de cómic de Alemania, Francia e Italia y todavía permanece inédita en nuestro país. Lo mismo sucede con Barbara (publicado en inglés y francés) o con Dororo (editado en francés, italiano y portugués), Triton of the sea o Unico, que están traducidos al inglés y francés. Y otros, como Don Dracula, salieron en Francia y Portugal.

En definitiva, ¿quién sabe cuantas obras maestras de Tezuka nos estamos perdiendo en el mercado hispano-hablante? Aunque suponemos que de entre esa gigantesca producción no todo serán obras maestras, y puede que a muchas de ellas el paso del tiempo no les haya sentado bien. Pero lo que sí podemos decir es que, de las obras editadas en nuestro país, la mayoría han aguantado bastante bien el cambio de siglo.

LOS MÚLTIPLES ROSTROS DE OSAMU TEZUKA: LUZ VERSUS OSCURIDAD

Autor de obras de ciencia-ficción que pueden parecer ingenuas a los ojos de hoy (como Metropolis o Astroboy), de mangas tiernos e infantiles (Kimba el león blanco, Unico, etc…), creador de nuevos géneros como el manga para chicas o shojo (con La princesa caballero), adaptador de clásicos (Crimen y castigo, La nueva isla del tesoro, Lost world... ¡incluso se atrevió con la Biblia!), biógrafo de personajes célebres (Buda)… estas son sólo algunas facetas de ese prisma de enormes caras que supone la obra de ese genial artista conocido como Osamu Tezuka.

Es muy curioso ver cómo en nuestro país últimamente se están reeditando sus obras más oscuras, más duras, las más adultas, en definitiva. ¿Será el signo de los tiempos? ¿Tendrá algo que ver la crisis económica y moral en la que nos encontramos? En esos mangas encontramos sexo, innumerables desnudos, violaciones (tema recurrente en muchas de estas obras), incesto (Ayako), drogas, homosexualidad (MW), corrupción política (El árbol que da sombra), asesinatos (Fénix), virus letales (Oda a Kirihito)…

El mismo hombre capaz de crear personajes luminosos como el pequeño unicornio, Unico, y el leoncito Kimba, mostrándonos los sentimientos más positivos como el amor, la esperanza, etc…  a partir de los años 70, influido por la corriente gegika que realizaban otros autores fuera del circuito comercial, dio un giro de 180 grados, y nos mostró todas las sombras de la condición humana (la envidia, los celos, el deseo, el odio, el ansia de poder, etc…) que, como podemos comprobar vía cualquier telediario, siguen plenamente vigentes.

CAMISA BLACK JACK 1.QXD

Otro tema presente en gran parte de su obra es la medicina; de hecho, Tezuka estudió la carrera antes de ser mangaka. La abordó desde una perspectiva más fantástica (como en su serie Blackjack, protagonizada por un cirujano capaz de realizar operaciones imposibles), o más realista (como en Oda a Kirihito, donde nos muestra la mafia de la clase médica nipona), e incluso desde un punto de vista histórico, contando la introducción de la medicina occidental en Japón durante el siglo XIX (El árbol que da sombra). Muchos de sus personajes tenían esa profesión que conocía a la perfección, aunque jamás llegó a ejercerla, dado el éxito que obtuvo en su trayectoria como mangaka.

Tampoco hay que olvidar su rostro más transcendental, filosófico, e incluso cósmico. El Tezuka de Fénix es capaz de presentarnos todos los vicios de nuestra especie sin perder de vista lo insondable, lo eterno. ¿Dios? No es necesario ser creyente de ninguna religión para entender la búsqueda del pájaro de fuego, ese símbolo de la inmortalidad. El hombre es mortal y lo sabe. Y busca trascender esa mortalidad de alguna manera. El autor reflexiona en esta magna obra que, igual que el ser humano no cambia, apenas evoluciona moralmente (por muchos años y siglos que pasen); nuestra ansia de responder a las tres eternas cuestiones irresolubles (¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?) también permanece inmutable. Mientras quede alguien que piense y se plantee preguntas, seguirá habiendo gente que busque al mítico pájaro. Algunos, con la intención de cazarlo y hacerse con su poderosa sangre, para escapar así de la muerte; otros, con la simple idea de capturar su imagen en una estatua.

LA ALARGADA SOMBRA DE TEZUKA

Ya hemos comentado la vigencia, a día de hoy, de la temática de muchas de sus obras. Pero es que narrativamente hablando también son modernas. Tezuka juega con el uso del espacio, descompone las viñetas, usa un ritmo cinematográfico (cambia de planos, usa ángulos inusuales), introduce rupturas de tono y estilo, aplicando un enfoque humorístico que muchas veces desentona con el resto de la obra (como, por ejemplo, su costumbre de sacarse a sí mismo como personaje caricaturizado).

tezuka-astroboy

Y su influencia se ve en algunos autores posteriores. Es imposible no pensar en Toriyama y su Dragon Ball tras leer La leyenda de Son Goku. ¿Habría Toriyama abordado su más famoso manga, de no haber leído a Tezuka?
Lo mismo nos ocurre con Katsuhiro Otomo y su célebre Akira (del que próximamente nos venderán un refritado remake hollywoodiense en imagen real). De hecho, sin Tezuka ni su Astroboy, no habrían existido Maginzer-Z, ni Doraemon, ni ningún otro robot japonés. Olvídense de los mechas; si Tezuka no hubiera dibujado la historia de The devil Garon, en la que un niño entra dentro del pecho de un robot, nos habríamos quedado sin Neo Genesis Evangelion, Ghost in the shell o Alita, ángel de combate.
Sin La princesa caballero, ya lo hemos dicho, no existiría tampoco el shojo tal y como lo conocemos hoy en día. Adiós a Rukito Takahasi y su Ranma 1/3, adiós a las CLAMP. Resulta muy difícil, por  tanto, tratar de entender el manga sin la influencia de este autor. No podríamos entender esa variedad de géneros, esa mezcla de estilos, esa capacidad de lo mejor y lo peor, de pasar de lo cómico a lo trágico en pocos segundos. Gracias a Tezuka, el manga de hoy en día es tal y como lo conocemos.

Pero si hay un autor actual influido fuertemente por el legado de Tezuka ése es, sin duda, Naoki Urasawa. Desde su famosa serie Monster (que muy pronto el canal norteamericano HBO convertirá en serie de imagen real bajo la producción de Guillermo del Toro) se percibía ya que se trata de un gran discípulo, un aventajado alumno, digno del maestro. Esa obra se nota muy inspirada por la influencia de Adolf. No en vano, gran parte de la historia transcurre en Alemania, sucede en diferentes países, con un gran paso del tiempo, y es una historia coral entre varios personajes, en la que los actos de un personaje tendrán posteriormente gran repercusión sobre la vida de otros, tal y como sucede en la vida..

Y luego está, por supuesto, Pluto; un encargo de Tezuka Productions, Makoto Tezuka, el propio hijo del creador y director de esta productora, escogió a Naoki Urasawa para que se encargara de adaptar a nuestros tiempos una famosa historia de Astroboy titulada “El robot más grande de la Tierra”. Naoki aceptó el reto y lo superó con creces, aportando, además, una reflexión muy actual sobre las armas de destrucción masiva. Seguro que el maestro estaría muy orgulloso de su trabajo.

Nos hemos dejado cosas en el tintero, nunca mejor dicho, como la faceta de Tezuka en el campo de animación, donde, para variar, también fue un pionero. Pero, como ya dijo alguien, ésa es otra historia que debe ser contada en otra ocasión.

Artículo escrito por Andrés Carrión.

Sexo, mentiras y proyectos de cómic

Queremos daros las gracias a los medios que habéis estado difundiendo nuestro proyecto de cómic y a todos los que nos estáis mandando vuestros portfolios. Queremos aprovechar para aclararos algunas dudas que muchos nos han planteado.

Actualmente estamos recibiendo una gran cantidad de correos de artistas que se ponen en contacto con nosotros para ofrecernos su trabajo. Como no queremos haceros perder tiempo, os aclaramos un par de cosas:

- es fundamental que mandéis dossieres de proyecto de cómic. Tenéis muchas más posibilidades enviando un proyecto de cómic que presentando una candidatura como guionista o dibujante.

- no buscamos ilustradores, si quieres presentarnos una muestra de tu trabajo, que se cómic, ya que necesitamos valorar tus capacidades narrativas y no sólo tu arte.

- no vamos a publicar libros ilustrados (por ahora no, quizás en un futuro)

- sentimos deciros que de momento tampoco vamos a publicar proyectos infantiles. A pesar de que hemos recibido algunos muy buenos no entra dentro de nuestra línea editorial.

Esperamos vuestras historias.

Características y evolución del Webcómic en Estados Unidos y en España

Aquí tenéis “Características y evolución del Webcómic en Estados Unidos y en España” que mencionamos en el articulo Webcómics ¿Los nuevos fanzines? publicado en nuestro blog. Daniel Bartual nos ha dado permiso para colgar los enlaces de su trabajo de investigación, desde aquí le damos las gracias.

Podéis descargarlo AQUÍ

Y podéis leerlo cómodamente AQUÍ

webcomics

Webcómics ¿Los nuevos fanzines?

Si los artistas de las cuevas Altamira hubieran hecho hoy en día webcómics, los habrían pintado directamente sobre la pantalla del ordenador

Llevaba medio artículo escrito cuando me encontré con una grata sorpresa, Daniel Bartual acababa de publicar en la web “Características y evolución del webcómic en EEUU y en España” y Daniel Gómez Salamanca subía a la red su tesis doctoral “Tebeo, cómic y novela gráfica”. Debéis saber que desde hace muchos años, en España, el estudio sobre el fenómeno “tebeístico” cojea por la falta de nuevos investigadores, de ahí que sea refrescante encontrar a una persona como Bartual o Gómez Salamanca, inmersos de lleno en la investigación de este medio y recogiendo el testigo dejado por teóricos e historiadores como Román Gubern, Jesús Cuadrado, Juan Antonio Ramírez, Antonio Lara, Luis Gasca o Antonio Martín.

En este articulo no me voy a meter en disquisiciones teóricas ni históricas sobre los orígenes del cómic o del webcomic, mi enfoque sobre el tema ira en otra dirección, mas personal, como autor de webcomics que soy y que sufro de primera mano.

Los cómics y webcomics ¿subcultura?
Se nos olvida a menudo, que los factores histórico-sociales en la evolución del medio “tebeístico” entre España y Estados Unidos son bien distintos, y que a pesar de darse en ambas el fenómeno webcomiquero (con más o menos 10 años de diferencia) y compartir similares características, cada una se ha ido, de distinta manera, adaptando a las necesidades sociales, culturales y editoriales de sus respectivos países.
Nadie hoy en día duda que Estados unidos es un país con una gran y próspera industria del cómic (sobre todo gracias a la re-alimentación (feedback) de esta última década, tema del que ya hablaré en otro artículo) y cuyas publicaciones gozan de una gran aceptación y prestigio social (Noveno Arte). Sin embargo en España, la industria del cómic está inmersa en una crisis desde hace más de 30 años, tanto a nivel de industria como a nivel de valoración social. Y es precisamente bajo este contexto que hay que estudiar el fenómeno de los webcómics en nuestro país.

Los webcómic ¿los nuevos fanzines?
Una de las consecuencias que trajo la crisis del cómic, durante la década que va de 1995 al 2005, fue la casi extinción de autores españoles del mercado, debido en parte, a que era más económico adquirir los derechos de cómics extranjeros que producir uno patrio. A causa de esta situación, nos encontramos con un amplio stock de autores, con una excelente formación, esperando una oportunidad para meter cabeza en esta industria. Y es en este panorama tan desolador donde se produce la aparición de los primeros webcómics españoles (Los cuatro elementos de Javím y Víctor Eme, El listo de Xavier Ágreda, La legión del espacio de Alfredo Álamo y Nacho Martí que fue sustituido por Fedde Carroza…) y de Wee, una comunidad que alojan listados de webcómics en lengua hispana para darles una mayor difusión. Gracias a la buena acogida que tuvo en nuestro país la aparición de estos primeros webcómics, se produjo, a partir de 2005, todo un boom en este tipo de publicaciones.
Debido a este boom y a la gran dispersión de los webcómics por la red, aparecerían lugares de alojamiento como Subcultura, elwebcomic.com o Amilova (que además de alojarlos los traduce a distintos idiomas) cuya principal función es agilizar y reducir las búsquedas de los lectores y simplificar el trabajo, tanto en difusión como en diseño, a los autores que tienen sus proyectos alojados en ellos.

El bajo coste del medio, la libertad en contenidos y las posibilidades de experimentación, convierte este tipo de publicaciones en el escaparate perfecto para cualquier autor, permitiéndose mostrar al mercado editorial su trabajo. Y es en este punto donde podemos afirmar que, si bien es cierto que en sus inicios existen claras similitudes con las características de los fanzines, la cada vez mayor profesionalización del medio (Caniculadas, El heptágono de las Bermudas, Polar…), las posibilidades de ingresos económicos a través de publicidad, donaciones o venta del propio cómic en formato digital (Enchantae de Jordi Bayarri) o en papel (El Vosque de Sergio Sánchez Moran y Alicia Güemes, Las crónicas Psn de Andrés Palomino…) y la gran difusión que permite la red, lo han ido alejando de aquellas publicaciones minoritarias y poco profesionales.

Portada Polar comic Victor Santos

Los webcómics, ¿el futuro del medio?
En este contexto de crisis actual del medio y con una industria que vive una extrema dependencia de la compra de derechos en el extranjero, podemos asegurar que los webcómics han venido a minimizar el riesgo editorial que supone publicar un cómic de factura patria, ya que desde el principio la editorial dispone una clara idea de la proyección mediática que tiene dicho webcómic en Internet y de la cantidad de posibles compradores que podría tener, en caso de llevar a cabo su publicación en papel (Miau de José Fonollosa, Conejo Frustrado de Mike Bonales, Rip de Aitor I. Eraña, El Joven Lovecraft de José Oliver y Bartolo Torres, Runtime-Error de Juanjo Escofet, El niño que ama la crema de espárragos de Tony y Miguel son claros ejemplos); o incluso la propia editorial puede llegar a, viendo el tirón que tienen algunos autores, realizar una pre-publicación en Internet como mera promoción de la edición en papel (como podría ser el caso de ¿Donde está el guionista? De Alex Roca y Andrés Palomino).

web comic Rip
De esta manera, infinidad de autores, de distintas temáticas y estilos, han ido realizando webcómics buscando su hueco. Publicaciones como Spooky (Alex Muñoz), En clase no se dibuja (Pedrojota Cifuentes), ¡Eh, tío! (Morán), Piratas ( Manu Huertas), El sistema D13 (Joan Tretze), Vaya Juventud (El Flores), Con Dos tacones (Miquel Casals), Por arte de Byrli&birloque (Gonzi Diaz), Un respeto a las canas (Raúl Salazar) , Pedro y el Lobo (Mike Franco), Sinergia sin control (Ender Wiggins), Nico & Co (Antonio Correas), Litos y sus Odiolitos (Carlos Cuesta), Vicentico (Karlos Kartoon), Los subconscientes (Descataloga2), Caos y entropía (Mr_S), Aquí huele a cerrao (Pechu), Caleorn (Rhiad y Kalantrael), O video o tele (Ovi-One), pollito wars (Rothstein y Clara2g) o Pequeños tiranos (John Wheel) son solo algunos casos de webcómics españoles que circulan por la red.

Podríamos añadir a modo de conclusión que la aparición en estos últimos años de empresas de crowfunding han permitido que cada vez más autores se atrevan a lanzarse a una autoedición en papel de sus propios webcómics (Andrea, una chica down, Cargols) o que Editoriales puedan hacer frente a los costes de producción y edición de este tipo de producto (Chica de serie B) al estilo de la Francesa Sandawe.

Andrés Descataloga2

Bienvenidos al BLOG de Grafito Editorial.

¡Hola gente!

Grafito editorial comic blog 087Este es el primer post del blog de Grafito Editorial.
Esperamos que disfrutéis de todo tipo de opiniones y artículos sobre el mundo del cómic. También aprovecharemos para informaros de cómo nos va en Grafito Editorial.

Veréis que la mayoría de nuestros artículos están escritos por la gente del equipo. Sin embargo, una de nuestras grandes bazas es la cantidad de amigos que hemos hecho a lo largo de los años. Dibujantes, guionistas, fanzineros, editores, blogueros y entintadores. Un montón de aficionados y profesionales del mundo de la viñeta que nos ayudaran con artículos, clases magistrales, opiniones y noticias que podrás leer en nuestro blog. Nuestro objetivo es presentaros temas interesantes que generen sinergia en torno al sector del cómic y su futuro.

Actualmente andamos a la búsqueda de nuevos autores para publicar sus obras. Si eres uno de ellos, no te cortes y mándanos tu proyecto. Y si no lo eres, ayúdanos haciendo ruido en las redes sociales.

Un abrazo,
El equipo de Grafito Editorial